MISSION ANTARCTICA

 

El yate 2041 sponsorizado por la UNESCO y capitaneado por el inglés Mark Hopking ha sido el barco de apoyo de la BT Global Challenge en su paso por Buenos Aires. Actualmente se encuentra en la Antártida en la primera de sus tres misiones programadas para el verano austral de 2001.

El barco de 67 pies construido en acero, ha participado de la edición 1996/97 de la  BT Global Challenge y es similar a los que pudieron visitarse en Puerto Madero. Se han construido 16 yates iguales que han navegado mas de un millón y medio de millas.

El capitán Mark Hopking cumpliendo su promesa me concedió esta entrevista para BaB via correo electrónico, mientras navega por nuestro mar austral.                                                               

Nos explicaba Mark cuáles son los objetivos de la Misión Antártica patrocinada por la UNESCO.

“La Misión Antártica clama por la protección y preservación de la Antártida. Estamos en esta campaña para asegurar que el tratado Antártico sea renovado en el año 2041. Nuestro objetivo secundario es asistir a los Rusos en la Estación Bellingshausen para retirar la basura y desechos del continente Antártico y mantenerlo impoluto. Este año van a ser removidos mas de 1000 toneladas.”

El público a concientizar al que apunta la campaña son jóvenes de entre 10 y 20 años de edad, pues en el año 2041, ellos serán los que dirijan las industrias y tomen decisiones importantes para el medio ambiente del planeta.

Continúa Mark explicando “Nuestra primera expedición a la Antártida de este año, consiste en llevar maestras de todo el mundo a que conozcan la Antártida y la Base Bellingshausen de donde retiraremos los desechos. Así, podremos multiplicar el mensaje con la vivencia directa para puedan llevarlo a las escuelas y a los niños de sus países.

Nuestro segundo viaje consistirá en embarcar empleados de nuestros sponsors principales Royal & SunAlliance y Wijsmuller para mostrarles de que forma su compañía esta colaborando en el proyecto.

La tercera expedición será para el resto de los sponsors que están involucrados.”

El alcance de este objetivo universal está apoyado a través de alianzas estratégicas con la industria y el comercio, claves para que la misión sea posible.

Martín Alonso/BaB: Cuales son los planes futuros de Mission Antarctica?

Capt. Hopking: “El próximo año, planeamos llevar el barco a la Antártida nuevamente. Vamos a quedarnos a pasar allí el verano. Esto implica que no necesitaremos cruzar el Pasaje de Drake tantas veces y podremos aprovechar más el tiempo con la gente recorriendo toda el área.

Después de eso, el próximo paso es batir un record – “el viaje imposible”.

Circunnavegaremos alrededor de una isla que se ha formado en los últimos 100 años – no por actividad volcánica sino porque se ha derretido el hielo alrededor de ella.

Luego navegaremos con rumbo Norte por el continente americano y esperamos completar el primer viaje sin ayuda (para un barco) a través del Pasaje Noroeste – en el polo Norte - antes de cerrar el viaje de vuelta en la Antártida. Así que navegaremos alrededor de una nueva isla, pasaremos por el Pasaje Noroeste y circunnavegaremos América!”

BaB: Qué podés comentarme de tu barco?

Mark: “El 2041 es el barco perfecto para la Misión Antártica. Fue diseñado y construido para soportar las condiciones más difíciles. Esta construido en acero naval por lo tanto es muy fuerte.

Mucha gente nos pregunta que participación tenemos nosotros en esta expedición, nosotros no removemos basura, somos el barco insignia y de comunicaciones del proyecto. Somos la platea de los sponsors para que pongan sus carteles, lo que nos genera los fondos suficientes para completar la misión.”

 

El barco fue bautizado con el nombre “2041” pues en ese año vence el Tratado Antártico. Ese año va a ser el último para el proyecto. Si en el año 2041 el tratado no es renovado, las compañías de petróleo podrían ir allí a explotar las reservas, a muchas empresas les encantaría estar ya allí operando. Es nuestra responsabilidad preservar a la Antártida como el último territorio virgen de la tierra para nuestras futuras generaciones.

 

BaB: Cómo fué tu experiencia como skipper entrenador de las tripulaciones de la BT Global Challenge 2000/01?

Mark Hopking: “Ser un skipper de la BT Global Challenge significa tener una fuerte experiencia navegando con gente de poco o casi ninguna experiencia en el mar. Yo suelo navegar el barco de una manera que maximice lo que la gente pueda aprender abordo. Creo que esto ha sido una experiencia fantástica para mí porque ahora tengo que llevar gente a la zona de aguas más peligrosas del mundo.

Usualmente nuestros tripulantes tienen poca o casi ninguna experiencia náutica. Cuándo se lee esto en un papel parece tonto, pero con el entrenamiento apropiado y una basta experiencia abordo, el viaje se hace muy seguro.”

“Mientras que estaba entrenando tripulaciones para la BT, encontré que ellos estaban muy dispuestos a sacar de mí la mayor cantidad de información posible. Es una gran manera de trabajar, cuándo hay gente que desea aprender.

En el yate 2041 es algo distinto ya que algunas veces, empleados de las compañías que aportan fondos para el proyecto son mandados a la Antártida  y ellos no tienen la misma motivación. Es mi tarea motivarlos lo suficiente para que puedan aprender a navegar.”

BaB: Cuáles son tus proyectos después de esto?

Mark: Decir cuáles son mis planes personales después de esto es difícil. Trabajar duro haciendo lo que hago por el momento – solo para mantenerme vivo y tener a todos los demás sin riesgos. Por eso me es realmente difícil pensar que es lo que voy a hacer después. Quiero completar el record del “viaje imposible” lo que me va a mantener ocupado por los próximos tres años. Luego, sospecho que voy a necesitar un descanso de esta navegaciones extremas y seguramente me vaya a trabajar en un barco de lujo en el Mediterráneo, pero aún no lo sé. Este trabajo es tan duro que a veces me pregunto si voy a ver el final de nuestra misión. El stress que da la responsabilidad de cuidar a 13 personas en el lugar mas duro del mundo es muy grande!”

BaB: Que hicieron en su estadía en Buenos Aires?

Mark: “Entre la última temporada y esta llevamos el barco a Buenos Aires por el invierno. Durante este tiempo tuvimos que completar una serie de trabajos importantes en el yate. Hablamos con un número de personas en el área acerca de a quién deberíamos contratar para hacer las reparaciones, y eventualmente Blue Water Boats fue seleccionado para hacer el trabajo.

En un país donde algunos materiales son difíciles de conseguir sin que sean importados, me asombró la actitud que nos demostraron, nos dijeron:”Vamos a hacer todo lo que sabemos que sea mejor para el barco, y vamos a hacerlo con lo mejor de nuestra habilidad.”

A menudo encuentro que las palabras son una cosa y la acción es otra. Pero en este caso no pude encontrar fallas en la calidad de servicio y gente de BWB. El trabajo final ya lo hemos probado y esta perfecto. Blue Water Boats fue seleccionado por su experiencia trabajando con barcos de acero y referencias de sus clientes. No tengo problemas en recomendar a otros que utilicen a BWB. Si estamos en el área, y necesitamos hacer trabajos en el futuro, ciertamente volveremos a hacerles un llamado.

“Ahora mismo estamos cruzando el Pasaje de Drake con rumbo Norte luego de pasar una semana en la Antártida, donde hubo un tiempo fabuloso.“

 

Con tan sólo tres tripulantes Mark como skipper, Mike el ingeniero de máquinas y Emily - la cautivante rubiecita inglesa que con sólo veintitrés años ya cuenta con varias vueltas al mundo, el 2041 lleva a 13 personas por viaje a la Antártida para aportar su grano de arena en lograr que se renueve el Tratado Antártico que protege al continente blanco de ser explotado.

 

Martín Alonso

 

 

 

Contáctenos

Artículos  |  Principal