BT Global Challenge

Buenos Aires – Wellington

 

Con la mente puesta en los océanos del Sur, y pensando que el Cabo de Hornos es “el sueño y la pesadilla de muchos navegantes”, estuve con los skippers de esta regata conversando acerca de nuestro Río de la Plata y las expectativas frente a nuestros mares australes.

Todo nos llevó al BP EXPLORER, barco que probó ser muy rápido con mucho viento, así nos habló mi amigo Mark Denton, Skipper del BP:

Martin Alonso: Cuál fue la táctica en esta última pierna? Porque ustedes venían segundos...

Mark Denton: Bueno, en Boston – Buenos Aires nosotros tuvimos una estrategia muy clara desde el comienzo. La primera parte de la pierna fue muy rápida y enseguida estábamos en los Alisios, soplaba fuerte en el Caribe al Este entonces siempre nuestra táctica en estas regatas es ir a buscar nuevos  y más fuertes vientos. Fuera de Boston en el Caribe estábamos en el lado correcto del huracán Michael, así que íbamos por los Alisios y como puedes ver en la ruta que hicimos casi todos navegábamos al Este del huracán. Esto funcionó bastante bién pues no estuvimos parados en ningún momento pero quedamos entre la 10° y 11° posición, pero después cuando continuó el viento y teníamos mucho mejor ángulo que los demás barcos volvimos al tercer lugar.

Luego bajamos a Sudamérica lo más rápido que pudimos y al Sur de Brasil durante la última semana nos empezamos a quedar, fue muy difícil pues no teníamos mucha información meteorológica, así que muchas veces íbamos a ciegas. A veces avanzábamos más millas y posiciones que los demás, pero otras veces había barcos a veinte millas de nuestra posición que hacían 10 nudos de velocidad mientras que nosotros no teníamos nada de viento...y en un punto recuerdo que había un barco que durante 6 horas hizo un promedio de 10 nudos mientras que nosotros estábamos encalmados con corriente en contra allí en el Sur brasilero que nos llevaba para atrás a dos nudos por hora, así que mientras el otro barco avanzaba 60 millas nosotros perdíamos 12. Allí del tercer lugar pasamos al sexto y cuándo llegamos al Río de la Plata lo hicimos uno al lado del otro con el QUADSTONE, pero desafortunadamente estuvieron delante nuestro por 7 minutos.

Esta fue una buena pierna pero estamos algo decepcionados ya que fuimos terceros casi toda la regata y en una semana terminamos en el 7mo lugar, lo que de estar segundos en la tabla general pasamos a estar cuartos...no es tanto, a partir de acá vamos a empezar a diseñar nuestra táctica y ver cuál es la mejor manera de ir; para ser honesto esta pierna de BA a Wellington es mucho menos táctica comparada con las demás porque tenemos el Cabo de Hornos y los mares del Sur, así que lo mejor será ir lo más rápido que podamos y por la ruta mas directa que suponemos que va a ser la más rápida también.

Creo que esto es lo que vamos a hacer todos los barcos hasta el Cabo de Hornos, y después hasta Nueva Zelanda va a ser algo similar, una ruta levemente curvada al Norte pues tenemos un waypoint allí (Charlie) afuera de la zona de hielos de la Antártida, fuera de donde están los icebergs. Así que queremos hacer la ruta más corta y más rápida al waypoint.

Algo muy bueno acerca del Team BP es que el barco es muy rápido cuando hay mucho viento, todas las demás tripulaciones lo reconocen.

Martin: Entonces aquí empieza una segunda parte de la regata para vos, ya que seguramente encontraras vientos fuertes...

Mark: Si, esta pierna va a ser clave para nosotros, me va a encantar entrar en Wellington entre los primeros tres por ejemplo...vamos a tratar de vencer al FLATRON, sabemos que es rápido y bueno pero también nosotros somos muy rápidos con viento.

Martin: Qué pensás cuando sabés que vas a estar en el Cabo de Hornos? Va a ser tu primera vez allá abajo?

Mark: Si, va a ser mi primera vez, pienso que va a ser la primera vez de mucha gente, salvo de dos skippers...pero no me exalta el hecho de que el Cabo pueda ser muy duro, y si se pone duro cuándo pasemos tendremos que alejarnos de el de alguna manera, porque hay un gran banco que sale desde el Cabo, tenés que mantenerte claro pues el agua baja de 4000 a 120 ó 130 metros y las olas son muy altas allí, nadie quiere estar allí con mal tiempo...pero si se pone duro nos iremos para el sur donde hay más profundidad.

Es sólo otro pedazo de tierra y en lo que a la navegación en estos barcos concierne, sólo tenés que irte allá abajo y virar a estribor...

Realmente no estoy preocupado, estoy contento.

 

Esta regata es un desafío y es lo que siempre esperé que fuera, es trabajo duro y enfrentarse a muchas condiciones climáticas y manejarlas, aprendimos muchísimo en las dos primeras piernas y estamos muy confiados para la próxima.

El secreto de esta tripulación es la dedicación y concentración, aunque estamos heridos por nuestro puesto en la pierna a Buenos Aires porque sabíamos que podíamos haber quedado mejor...quizás otros barcos estarían contentos con nuestra ubicación pero nosotros sabemos que podemos dar mucho más.

En este momento tenemos gente estudiando las corrientes y las cartas de navegación, un meteorólogo de la regata nos esta informando de las condiciones del tiempo aquí en el sur, hay mucho detrás de escena.

Martin: Qué viene después de esto?

Mark: Corrí muchas regatas transatlánticas y casi batimos el record del cruce del Atlántico de New York a Inglaterra por menos de un día, así que luego de esta regata me encantaría aumentar en la escala y correr la Whitbred, ahora llamada Volvo Race, puede que nos juntemos con un par de skippers de esta regata y formemos un equipo.

Correr de Oeste a Este es más rápido y de alguna manera más peligroso, más competitivo.

Martin: Por qué más difícil y peligroso?

Mark: Porque una vuelta al mundo contra el viento como esta, en estos barcos haciendo 9 ó 10 nudos pueden pasar muchas menos cosas que cuándo vas de Oeste a Este realmente muy rápido como en un W60. Es bastante peligroso ir a 30 nudos en esos barcos que son bastante más frágiles que estos.

Necesitas más concentración y habilidad que en esta regata, tu vida está en la línea allí, en esta estos barcos son más pesados y seguros.

 

Sabes, hay otra cosa muy interesante de esta regata, además de la competencia y llegar primeros, es acerca de darle a la gente lo que viene a buscar, la aventura y habilidad, además de hacer navegar fuerte al barco.

Por ejemplo la experiencia del Río de la Plata, con sus bancos y poca profundidad, su corriente nos tiraba casi dos nudos abajo y llegar uno al lado del otro con el QUADSTONE como en un match race de la Copa América es asombroso.

Ellos fueron los primeros en la primera pierna y nosotros segundos, aquí sextos 7 minutos delante nuestro...así que tenemos una regata personal contra el QUADSTONE dentro de esta regata.

Martin: Si te pido que me definas con una frase esta regata, cuál sería?

Mark: Esta regata es de gente ordinaria haciendo cosas extraordinarias. Gente que sale de la oficina y se sube a dar la vuelta al mundo.

Una palabra sería “Unica”, es un evento único que lo hace realmente especial.

 

Con una largada emocionante bajo un cielo oscuro y por momentos lluvioso, el contraste de estos 11 yates y sus velas amarillas montaban un escenario único donde todos los que estábamos nos queríamos subir a recorrer millas con la BT.

La largada se efectuó sin protestas ni problemas salvo por un cruce bastante cercano entre el QUADSTONE y el VERITAS.

Para esta hora Kirk y Paul (mantenimiento de los barcos) junto con otros estaban bombeando 2200 litros de combustible del BP EXPLORER que estaban llenos de basuras y agua. “Por suerte se paró el generador poco antes de soltar amarras” – dice Mark Denton – “los mares del sur son para respetar y no vamos a salir hasta que este problema ser resuelva, aunque parece irónico que nos pase teniendo de sponsor a una compañía de petróleo”. “Ahora estamos forzados a jugar al cazador...a acortar distancia entre los líderes y nosotros”.

El BP EXPLORER soltó amarras al grito de “hasta luego Buenos Aires” a las 9:03 dirigiéndose a la línea de largada a motor, donde izaría velas y haría un 360° para seguir en regata.

 

Poco antes de la largada y como contraponiéndose a lo que el BP pasaba, hablaba con Neil Murray – Skipper del NORWICH UNION, quien me decía que no habían tenido suerte, “En la primera pierna, nuestra táctica fue pasar entre dos centros de presión y nos quedamos sin viento, allí de ser segundos terminamos en el puesto 11, en esta a Buenos Aires nos situamos al oeste del huracán Michael, siendo el único barco en la zona segura, veníamos terceros y pensábamos que el huracán iba a golpear a los demás y nos pondríamos a la cabeza, pero no fue así, ellos avanzaron con vientos de 40 nudos y nos relegaron al 11 puesto nuevamente, lo que nos ubica últimos en la tabla de posiciones, pero lo más destacado es que la tripulación está motivada y nunca bajó los brazos, nunca nos damos por vencidos, siguen con tanta fuerza como en el comienzo y eso me llena de orgullo”.

Hasta este momento en esta pierna el NORWICH UNION lidera la tercera pierna, mostrando un claro ejemplo de grandeza en su tripulación.

 

Pero la BT no es sólo una regata dura, es el esfuerzo de muchos para ayudar a los niños con capacidades diferentes, y los fondos son destinados a la organización “Save the Children” – quien también es sponsor de uno de los barcos de esta regata. Todos los barcos realizan eventos en cada puerto a favor de los niños con diferentes problemas, es un día donde ellos comparten juegos y salidas a navegar con las tripulaciones.

Así también el “día público” destinado a que la gente conozca  y disfrute una jornada entre los barcos y rodeado de las tripulaciones, donde se realizan actos y presentaciones para cualquiera que se quiera sumar – me comenta Sarah Fleming, su organizadora.

 

Antes de la partida, en el Yacht Club Puerto Madero se vivieron momentos emotivos entre los tripulantes y sus familiares y amigos. Se realizó la bendición de los barcos y sus tripulaciones, y clamando por el trabajo en equipo tan necesario en este tipo de regatas, se pidió a Neptuno autorización para desafiar su grandeza.

 

La última pierna hizo que veinte personas reflexionaran atentamente antes de decidir abandonar la regata, quizás imaginándose como serían despedidos por nuestro Río de la Plata y como los trataría los mares del Sur y uno de los altares máximo de la navegación: El Cabo de Hornos.

 

A los encargados de que esta parada haya sido un éxito y se hayan abierto puertas para que otras regatas estén evaluando cambiar sus rutas y pasar por Buenos Aires, felicitaciones, a las chicas de HMH, a Jorge Conde y su gente (YCPM) y a la gente de seguridad del club quienes estuvieron junto con la organización de BT y Challenge Business trabajando sin parar. Tarea cumplida.

 

Martín Alonso

 

 

 

Contáctenos

Artículos  |  Principal